EL CURSO OCCIDENTAL

 

Hay un tiempo, del tiempo peregrino,
y otro tiempo, cansado, que murmura
que la vida no es suma de aventuras
sino esa indiferencia que provino

del curso occidental, cual remolino.
Del imperio y su vil envergadura
Mientras estalla el viento en la espesura
rompiendo los cristales del destino.

Ya profana los ríos y los valles
y hace añicos montañas y llanuras
Ya confunde las sombras de los talles

y vulnera la piel y la envoltura
Flujo de mansedumbre por las calles
donde la humana identidad clausura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s