INTROSPECCIÓN

≅≅


Mis días se centralizan, obsecados,                                                                                               en esa especie de lucidez infantil                                                                                              a cuyo paso se rinde el pensamiento.                                                                                          Y, de tanto vagar por el idioma,                                                                                                en este tiempo,                                                                                                                              de cabal concepción de las demencias,                                                                                     donde todas las corduras                                                                                                             son una mínima porción del hombre,                                                                                       y el hombre es hombre,                                                                                                                   en la medida única                                                                                                                          del diámetro de su tristeza,                                                                                                     desposeída del lenguaje por completo,                                                                                         desde la última idea de mí misma,                                                                                         veo caer                                                                                                                                              tierra y agua                                                                                                                                       sobre un constante enloquecer de aceras                                                                        hacia el sitio más leve del silencio.

Anuncios

EL BUCANERO-Homenaje a Prat Gay

BUCANERO

Vino a desdoblar las auroras,
en los jardines
que se aliñan con los sueños.
Y a disipar el humo,
que las fábricas
enroscan en el cielo.
Las chimeneas identifican.
el gris metal
y el antiguo hierro,
en la suave brisa
que roe y sofoca.

Un presagio inminente,
cruza el umbral
de las desavenencias…
y jura en vano.
Acumulan pronósticos
gozosos de sentencias.
Van sembrando musgo
en las praderas,
y sombras, en las
entristecidas piedras,

Es la mano imprudente
que atrapa la boca
y sujeta las palabras.
Como un lamento viejo
con sabor a escarcha,
se apaciguan las huellas
del acervo transferido,
y también,                                                                                                                                             de los trigales,                                                                                                                                      las cosechas con espigas,                                                                                                               y tallos perdurables.

Vivimos en un tiempo
de engaño universal.
Las conversaciones
de fantasmas.
emergen del infierno.
Bajo la niebla invernal,
se borran las huellas                                                                                                                           del engaño vital.                                                                                                                                  Simulación y enredo                                                                                                                          inconsistencia y miedo.

Te Avasalla el vidrio

que remueve el sendero
donde van las estrellas.                                                                                                                      condecorando cielos.
Allí, sutil y sereno,
esta el BUCANERO.
Una astilla
del relámpago
ilumina su sonrisa.

CAPITULANDO LA HISTORIA DE MI PATRIA-CAPITULO V

CAPITULO V

CAPITULLO V

Mas no bastó la firmeza de aquellas manos crispadas
ni los pequeños brotes de la luna encendida
ni el constante Universo de semillas
ni la piedra escondida a un costado del alma
Fueron a caminar las sendas de los arrepentidos
con la luz de la razón crucificada
enarbolaron banderas como gritos
y fusionaron los gritos con el alba.

Y ahora humo. Y ahora nada.
La noche quieta. Los grillos callan.
La ciudad que sueña el sueño de las murallas
Un angel vulnerable abre las puertas
hacia el laberinto de los espejos rotos
por tantas maldiciones.
Las mentiras se clavan como insultos filosos
sobre las traiciones.

CAPITULANDO LA HISTORIA DE MI PATRIA-CAPITULO IV

CAPITULO IV

En la patria florecen mil flores y hay olor a Primavera
Tranquilos los cerros mecen el vuelo del águila
Y la pradera su senda afila
cuando amanece.

En el portal del infierno se quedaron los recuerdos
de la fria potestad del Imperio,
que escondió sus narices bajo la tierra del suelo.
El ardor y la energía
lubrican el engranaje
arraiga su señorío
la identidad del paisaje
Fue encarnizada la lucha para liberar las aves,
para que en los campos suenen
cascabeles tan pujantes

Las ciudades existen de este lado del sueño
la voluntad se enciende y se duplica
los parques estan despiertos
y como pájaros diestros,
alas que dignifican
surcan la faz del cielo .

CAPITULANDO LA HISTORIA DE MI PATRIA-CAPÍTULO III

CAMPO

 

No hubo otro sendero
mas que apostar al juego del azar
Entre telarañas y espejos tenebrosos de infortunio y quebranto
rezamos por el advenimientnto tardío del milagro
y fuimos a votar.

Igual que infaustos se arrogan
la noche oscura que plantó su sino
como pesadilla que se abre a las sombras
de la resignación, del espejismo.

Poco tardó en dar las mieces,
nuestro cultivo hecho al azar
y hubo en las cestas de penitentes,
granos dorados como manjar
Alegres melodías, cantos de sirenas
llegaron a mi puerto y anclaron en sus riberas
Desde el este prodigioso, iluminó el sol caliente
La silueta de los peces,
dejaron ver, aguas claras, transparentes.

TU CULPA EN EL SUICIDIO

arte-abstracto

¿Adonde fue a parar tu idolatria
o tu poca version de lo que anida
el corazón?. Los ruidos y la alquimia
en aquellos lugares que convidan
a ser tan honestos y tan gráciles
criaturas del Dios que te dió vida

Miles de calorias desaparecen
Y el dolor que marchitó tu estrella
busca que el sonido lo encandile
que lo haga realidad, o lo ironice.
Un pedazo de lágrima que invierte
esta estatura de tu hipocrecía
en algo, realmente, perdonable,
para el Dios que un día convocaste.

El no está y no hay milagros,
ni llantos, ni mentiras, ni artilugios,
ni brujas desdentadas, ni hadas milagrosas,
ni siquiera, toda tu culpa, volcada en el adagio
de la mansedumbre de un suicidio.

No hay libertad ni sentimiento
que avale la estructura de tu miedo,
ni tampoco razón o argumento
que equipare tu culpa con un cielo.
Errónea ideología del silencio
donde se basan todos los absurdos.
en pequeños fragmentos.

CAPITULANDO LA HISTORIA DE MI PATRIA-CAPITULO II

CAPITULO IIA

Nos percatamos del despojo de los bosques
de la espina vegetal que surte el aire de las flores
No había alas que el espacio azoten
Cegada por el revés del cielo se quebró la pluma
la anestecia del ingenio surtió efecto.
Esos jirones de humanidad, gusanos arrastrados por el suelo,
que suelen caminar por las sendas del quizas, del nosé.y del pretexto
se dejaron llevar por los vaivenes
del curso occidental y sus imperios.
No había barcos ni trenes.
Ni teléfonos, ni luz ni agua corriente.

Había bancos, prestamistas, financieras.
Piratas de guante blanco, pioneros del entreguismo,
compinches del manoseo
cómplices de la opresión
de las mañanas inciertas del mundo especulador.

Desvastado el horizontese disputaron,                                                                            como fieras, el porvenir lluvioso
de las víctimas desdichadas del mezquino soborno
harapos de la Patria que naufragó en el norte
de todos los infiernos.